Herbicidas caseros para las malas hierbas



Uno de los principales problemas en nuestra huerta o jardín de casa son las malas hierbas. En algunos casos pueden tornarse una pesadilla, porque no permiten crecer a las plantas que realmente queremos que se desarrollen.

Si bien podemos usar herbicidas y pesticidas, pero realmente nuestro compromiso con el ambiente no nos permite hacer aquello, y peor aún si vamos a consumir en nuestra alimentación, no podemos ingresar cualquier cosa a nuestro organismo.

Lo mejor es arrancar la hierba indeseada y dejarla al sol para después añadirla a una composta, pero no siempre tenemos las ganas ni el tiempo, aunque te diré que puede ser una buena terapia en la que liberes todo el estrés del día a día. A a continuación presentamos algunos métodos para hacer herbicidas caseros amigables con el ambiente.

1. Riega con agua hirviendo
Pon a hervir un poco de monóxido de dihidrógeno, que no es otra cosa más que agua, H20 pero te vas a escuchar muy cool diciendo que descubriste un superherbicida y luego riega las hojas y la maleza de la que te quieres deshacer. El agua hirviendo es muy efectiva para acabar con hierbas así que cuida no regar las plantas que sí quieres conservar pues podrías hacerles daño y, por supuesto, trata de no quemarte.

2. Añade sal
La sal de mesa resulta ser un herbicida efectivo porque seca el suelo por eso es importante que lo apliques sólo en las hojas de la maleza y no en el suelo, especialmente si ésta se encuentra cerca de las plantas que quieres. Disuelve 1 parte de sal en 8 de agua (puedes hacer la solución más fuerte poniendo menos agua) y agrega un poco de jabón líquido. Pon la mezcla en un atomizador y rocía sólo la hierba mala.

3. Haz una vinagreta
El vinagre sirve para casi todo, el blanco que se utiliza para cocinar servirá perfecto ya que tiene un 5% de ácido acético que es lo que le da ese olor característico. También venden una versión industrial que tiene hasta 20% pero puede ser peligroso para los ojos, la piel o los pulmones así que con el vinagre blanco casero bastará. Rocía el vinagre sobre las hierbas cuidando que no toque las plantas de tu jardín o el suelo, repite esta acción y si quieres puedes agregar un poco de jabón líquido para trastes para aumentar su potencia.

4. Aderézalas como ensalada
Puedes hacer un buen aderezo con 4 litros de vinagre y 1 taza de sal, a la mala hierba no le va a gustar pero eso no te importa porque las quieres fuera de tu jardín. Rocía el follaje de la hierba con esta mezcla. La eficacia aumenta con un poco de jabón líquido o algunos aceites cítricos o de clavo.

Fuente: veoverde.com